broken white
Press Release
broken white
Javier Calleja

A Javier Calleja (Málaga, 1971) no hay disciplina, espacio y técnica que se le resista. Sus creaciones son contraposiciones en un juego continuo donde el surrealismo, lo infantil y lo adulto, se unen para conjugar una ecuación perfecta. Sus figuras ahora de un tamaño mayor para esta muestra comparten el espacio con un dibujomural de grandes dimensiones. Todo ello sin perder la chispa, el optimismo y en cierto grado la inocencia.

A los micro universos creados a partir de pinturas, esculturas, dibujos o murales son a lo que Javier Calleja nos tiene acostumbrados pero ahora en este nuevo proyecto en la galería Yusto/Giner, nos presenta macro universos combinando la crítica mordaz de siempre, los recuerdos al mundo de la creación infantil siempre acompañado de un mensaje contundente y audaz sobre los acontecimientos que nos rodean. Micro universos y macro objetos que llevarán a un recorrido constante de la mirada a aquellos “no lugares” destinados al arte. Esquinas, columnas y techo, así como los límites de la pared son los espacios preferidos de este artista siempre desde una perspectiva irónica y emocional que nunca dejan indiferente al público.

El artista nos invita a soñar, a disfrutar; nos hace partícipe de sus creaciones a través de un universo propio rozando la utopía o la inverisimilitud donde cerillas, nubes, patatas, cobran vida y las dota de un mensaje propio que es su seña de identidad. Para Calleja, no es más grande lo que más espacio ocupa, si no lo que más espacio llena. La distorsión de la escala es una constante en su trabajo. Mínimal, pop y surrealismo se mezclan para configurar sus obras, usando siempre todas aquellas técnicas a su alcance... dibujo, pintura, escultura y murales se relacionan entre si conformando sus características instalaciones o “site specific”. Desde lo general a lo particular y viceversa las exposiciones de Javier tienen diferentes lecturas siendo el espectador parte fundamental en ello.

Calleja es un metalingüista en estado puro, que deconstruye los espacios y modifica la estructura de los lugares. Como un demiurgo omnisciente, conocedor de los entresijos del arte, recrea una ilusión fascinante.